¿ES LA SEXUALIDAD UN ASUNTO PRIVADO?

Printer-friendly version

(traducción de Francisco Moreno T.)

Se cuenta que hace más de 2.000 años, el maestro taoísta Lao Tse señalaba que el enfoque de una persona hacia el sexo era señal de su nivel de evolución espiritual(1). Para aquellos que aspiran a los reinos superiores de la vida, existe un “cultivo angélico dual”, el cual permite a cada parte del cuerpo, mente y espíritu cumplir su anhelo por integrar el yin y el yang.

El cultivo angélico dual es el acto sexual en la que individuos altamente evolucionados unen las sutiles energías yin y yang en la luz de la comprensión espiritual. En vez de seguir el impulso biológico, los amantes refinan su fuego hacia arriba. En resumen, los amantes renuncian a la fertilización basada en el orgasmo en favor de la fusión y relajación cada vez más profundas.

Por el contrario, la relación común coloca el énfasis en los órganos sexuales, donde la energía física acumulada es rápidamente descargada. Las sutiles energías son también disipadas y desordenadas. “Es un gran paso atrás”, dice Lao Tse.

Entonces, ¿por qué el cultivo angélico dual es ventajoso, y por qué tendría este que tener significancia espiritual en nuestro retorno a la completitud, unidad y androginia primordial?

La neurociencia moderna está comenzando a confirmar la afirmación de Lao Tse de que el sexo ordinario (con orgasmo) trastorna las energías sutiles. En lo profundo de una primitiva parte del cerebro conocida como “el circuito de recompensa”, el orgasmo va equiparado a un fuerte aumento de un neurotransmisor llamado dopamina. Es el neuroquímico del "tengo que tenerlo", que nos impulsa a hacer cosas que promovieron que nuestros antepasados sobrevivieran y, sobre todo, transmitieran sus genes.

Cuando aparece, nos hace sentir como Superman o la Mujer Maravilla. De hecho, un científico holandés informó que los escáneres cerebrales de las personas que tienen el orgasmo se parecen a los de gente bajo los efectos de la heroína.(2)

Sin embargo, al igual que en las drogas, la dopamina no lleva a sentimientos de satisfacción duradera. Ésta cae inmediatamente después del orgasmo, y otros cambios neuroquímicos afectan negativamente sus niveles durante días.(3)

En algunos amantes este cambio es responsable del fenómeno de “voltearme y roncar”, a menudo seguido de días de distanciamiento emocional. No obstante, los cambios neuroquímicos pueden manifestarse como necesidad, irritabilidad, cambios de humor, sentimientos de escasez y defensividad, juicios severos, hiperactividad, "necesidad de espacio", ansiedad (adicción) por sustancias (o más orgasmos) que temporalmente puedan aumentar la dopamina en el circuito de recompensa, etc.

En resumen, los cambios neuroquímicos naturales que acompañan el comportamiento de apareamiento modifican radicalmente nuestra forma de vernos el uno al a otro durante los días y semanas después de un encuentro apasionado. Cuando nuestra dopamina se encuentra en niveles saludables vemos a un ángel con alas y halo, pero cuando su nivel cae creemos ver a Medusa o Mr. Hyde. A menudo nos sentimos a la defensiva, desanimados, traicionados, sobrecargados de trabajo, e inquietos. Estos sentimientos interfieren con nuestra percepción espiritual (ampliaremos esto en un instante).

La mayoría de los animales tienen rígidos períodos de celo controlados por hormonas, mientras la humanidad puede tener relaciones sexuales cada vez que el impulso surge. Sin embargo, las hormonas también nos regulan. Por desgracia, nuestra versión es como echar a andar y detenernos en medio del tráfico. Este mecanismo biológico natural es "el veneno en la flecha de Cupido". Nos anima a encontrar a un compañero con el que experimentamos la saciedad sexual cada vez más irritante para, tarde o temprano, buscar uno nuevo. (A este proceso de “quedar hartos” de un compañero con el que con frecuencia quedamos sexualmente exhaustos, se le llama "habituación".) Este brutal imperativo biológico aumenta la variedad genética de nuestra descendencia.(4)

Defensividad o Unidad

Por lo tanto, ¿por qué no simplemente nos adaptamos a estos controles biológicos? Aparte del dolor debido a nuestras revueltas relaciones, este curso de acción puede ser un ancla que oscurece nuestra percepción espiritual. Las consecuencias neuroquímicas del orgasmo perturban nuestras energías sutiles. Nos llevan a una sensación temporal de carencia, lo que se manifiesta de forma diferente en cada persona. Si se registra como una sensación de agotamiento, entonces los demás parecen agotadores. Si se siente como necesidad emocional, otros nos parecerán egoístas y despreocupados. Si se siente como escasez, otros parecerán codiciosos. Si nos sentimos incómodos, otros nos parecerán amenazantes. No nos extrañe que, en la humanidad, el amor se halle ligado al miedo.

La metafísica enseña que nuestros pensamientos, sentimientos y expectativas crean nuestra experiencia del plano físico. Tal vez comencemos a ver cómo la montaña rusa neuroquímica del sexo convencional puede causar que la humanidad opere a partir de creencias de escasez y defensividad.

En resumen, cómo usamos nuestra poderosa energía sexual es algo que puede ser de importancia. ¿La usamos para crear la sensación de abundancia, la plenitud, el optimismo y afecto estable? ¿O la usamos para crear sentimientos recurrentes de defensividad, desilusión y dolorosa necesidad? No obstante lo privado del acto sexual, sus repercusiones dan forma a nuestra experiencia colectiva.

Superar la doble percepción

El acto que nos recicla a través de la materia (el sexo dirigido a la reproducción) también puede ser el acto que nos está anclando en la percepción dual. Los grandes maestros nos dicen que tenemos que disolver el ego para ir más allá de la percepción dual - porque el ego es la parte defensiva de nosotros que cree que somos meros cuerpos físicos vulnerables, en última instancia separados de los demás y de nuestro Creador.

¿Puede ser que aprendiendo a hacer el amor sin este cambio de percepción biológica que llevamos incorporado, fuéramos capaces de amar sin miedo? ¿Y dar la bienvenida a la unidad con todos? Ciertamente, Lao Tse sugiere esta posibilidad. Él dice: las cuerdas de la pasión y el deseo tejen una red que nos ata alrededor: la trampa de la dualidad. No podemos experimentar la liberación en este estado, tal vez porque no podemos percibir la integridad mientras la mayoría del tiempo nos sintamos incompletos. No obstante,

A través del cultivo dual (unión sin orgasmo), es posible desentrañar la red, suavizar la rigidez, desmontar la trampa. ... Libre de ego, viviendo naturalmente, trabajando virtuosamente, llegas a llenarte de vitalidad inagotable y te liberas para siempre del ciclo de muerte y renacimiento. Lao Tse, c. 300 a. C. (5)

Las fuentes metafísicas de todo el mundo nos aseguran que hemos sido creados a imagen de nuestro Creador: Inmortales y andróginos, y completos (6)... El género y el ciclo de nacimiento/muerte fueron de alguna manera creaciones nuestras. Tal vez el cultivo angélico dual es una forma de experimentar nuevamente nuestra integridad primordial al disolver el viejo malestar de estar separados biológicamente en sexos.

Un puente de Reunión

Imagina una relación estable en la que el vínculo psíquico con tu amante es tan poderoso que se siente como dos manos del mismo cuerpo, sus intereses son perfectamente complementarios, su capacidad para servir al Espíritu no se halla obstaculizada por el drama emocional en su relación íntima. ¿Puede este profundo sentido de paz ser la clave para alinearnos una vez más con la totalidad de lo divino? ¿Podría restaurar nuestra visión espiritual, para darle la bienvenida a la unidad que se encuentra detrás de la ilusión de separación?

Así es como un amigo muy psíquico "vio" su energía sexual:

Siento que la energía es muy incontrolable ... como una bola chisporroteando, que en realidad no "quiere" estar en la forma de una bola... quiere descargarse, y dispersarse en bandas de energía en todas direcciones, sin dirección y sin foco, sin propósito o intención ... y termina dañando todo a su alrededor, en su furiosa energía. Sentía como si tal vez parte de mi "trabajo" era mantener la bola junta. Me imaginaba mis manos envolviendo la bola, sosteniendo la energía en forma de bola, como si estuviera ofreciendo una barrera invisible, o campo de fuerza, para mantener la energía enfocada y concentrada.

Sin duda, nadie debería dictar a otro cómo hacer el amor. Sin embargo, es posible que todos podamos educarnos a nosotros mismos sobre todas las ramificaciones de nuestras decisiones en el dormitorio, esforzándonos por elevar la mirada.

Dicho sea de paso, Lao Tse no estaba hablando de una fugaz "cumbre" de experiencia tántrica, seguida por un deseo de distanciamiento emocional. Esta transformación mutua, requiere tiempo y disciplina.(7)

Entiendan por lo menos esto: la libertad espiritual y la unidad con el Tao no son dones otorgados al azar, sino recompensas de la auto-transformación y auto-evolución de conciencia.

¿Cuáles serían los beneficios de utilizar esta fuerza poderosa y creativa, cuidadosa y conscientemente? De acuerdo con Lao Tse, el cultivo angelical sexual es una oportunidad para que un hombre y una mujer se transformen y eleven mutuamente en el reino de la felicidad y la plenitud. En última instancia, la sutil integración de yin y el yang refina la energía bruta y pesada en algo etéreo y ligero, conduciendo a la inmortalidad.

En nuestras uniones íntimas podría haber mucho en juego.

____

Referencias:

1.Hua Hu Ching: Unknown Teachings of Lao Tzu , trans. Brian Walker, Harper SanFrancisco (1995), sections 63-70.

2.Ver artículo, Orgasm Akin to a shot of heroin , disponible en http://www.reuniting.info/science/orgasm_akin_to_heroin_shot

3.Ver artículo, Why Does A Lover Pull Away after Sex? disponible en http://www.reuniting.info/science/dopamine_separation_after_orgasm

4.Ver artículo, The Coolidge Effect disponible en http://www.reuniting.info/science/coolidge_effect

5.Hua Hu Ching: Unknown Teachings of Lao Tzu, trans. Brian Walker, Harper SanFrancisco (1995), section 70.

6.Ver artículo, Were We Once Whole? disponible en http://www.reuniting.info/wisdom/divine_androgyne_michael_winn_spiritual...

7.Hua Hu Ching: Unknown Teachings of Lao Tzu, trans. Brian Walker, Harper SanFrancisco (1995), section 70.

_____
Flag of Chile

El taoísta "Hua Hu Ching" de Lao Tse

¿Por qué la luna de miel termina?

¿Fuimos alguna vez seres completos?

More from Francisco Moreno

Transorgasmic Sex - Part 1

Transorgasmic Sex - Part 1