El taoísta "Hua Hu Ching" de Lao Tse

Printer-friendly version

(traducción de Francisco Moreno T.)

"En el reino de la dicha y la Unidad"

Uno de mis escritos favoritos sobre sexualidad sagrada se encuentra en un texto poco conocido de Lao Tse, un antiguo taoísta chino. En el Ching Hua Hu (1), Lao Tse advierte que,

Aunque la mayoría de las personas pasan la vida siguiendo su impulso biológico, éste es sólo una pequeña porción de nuestro ser. Si nos obsesionamos con las semillas y los huevos, quedamos unidos al fértil valle de la reproducción de la Madre Misteriosa, pero no a su corazón ni a su mente inconmensurable que todo lo sabe.

Señala que,

Si deseas unirte con su corazón y su mente, debes integrar dentro el yin y el yang y refinar sus fuegos hacia arriba. Entonces tendrás el poder de fundirte con todo el ser de la Madre Misteriosa.

Explica además que,

La primera integración del yin y el yang es la unión de la semilla y el huevo en el vientre. La segunda integración es la unión sexual del macho y la hembra maduros. Ambos tienen que ver con la carne y la sangre, y todo lo que se concibe en este ámbito debe un día desintegrarse y morir.

Hasta ahora estamos en un terreno familiar, pero luego se sugiere que existe un nivel existencial completamente diferente, disponible a nosotros a través de la unión.

Es sólo la tercera integración la que da nacimiento a algo inmortal... La nueva vida creada por la integración final es consciente de sí misma pero sin ego, capaz de habitar un cuerpo pero no apegada a él, y guiada por la sabiduría en lugar de las emociones. Completa y virtuosa, nunca puede morir.

Aquí se refiere al estado de iluminación que los taoístas llaman inmortalidad.

Sorprendentemente, Lao Tse explica que esta mística unión entre el yin y el yang se puede lograr a través del acto sexual.

Debido a que las uniones cada vez más elevadas de yin y yang son necesarias para la concepción de esta vida superior, algunos estudiantes pueden ser instruidos en el arte del cultivo dual, en el que el yin y el yang se integran directamente en el tai chi del acto sexual... Si la virtud genuina y la verdadera maestría se unen... la práctica puede traer el profundo equilibrio de las energías toscas y sutiles de los estudiantes [de lo contrario podría tener un efecto destructivo].

Lao Tzu insiste en que

Como resultado de esto, la salud mejora, las emociones se armonizan, los impulsos y el desear ansioso cesan y, en el nivel más alto, se logra la integración trascendente de la energía del cuerpo entero.

Aunque mi marido y yo todavía no podemos afirmar haber logrado la trascendencia, sí hemos experimentado los otros beneficios que se mencionan como resultado de hacer el amor frecuentemente y sin llegar al orgasmo convencional. Por ejemplo, hemos notado mejoras concretas en nuestra salud, mayor equilibrio y armonía emocional, y disminución de la ansiedad. De hecho, dentro de los primeros meses después de iniciar esta práctica, mi marido fue capaz de renunciar a una adicción de largo plazo. Además, algunos meses más tarde, ya no necesitaba la prescripción de antidepresivos que había estado tomando durante años debido a la depresión crónica que existía en su familia.

La sabiduría antigua y la ciencia moderna convergen en el dormitorio. En la última década, la investigación de los neurocientíficos ha puesto de manifiesto que la oxitocina, la hormona del abrazo, en efecto contrarresta los efectos del estrés, lo que mejora la salud, nos calma y alivia la depresión. La oxitocina también es la hormona de la unión que nos conecta con otros a nivel del corazón. De hecho, no podemos enamorarnos, o permanecer enamorados, sin ella.

Finalmente, cuando la oxitocina es inyectada en partes clave del cerebro de roedores que eran ya adictos a sustancias como la heroína, la cocaína y la marihuana, voluntariamente redujeron su consumo, y mostraron menos síntomas de abstinencia al privárseles de las drogas. En resumen, hay una gran probabilidad de que el aumento de los niveles de oxitocina en el cerebro, debido a este enfoque conscientemente generoso y menos impulsivo de hacer el amor, esté detrás de las mejoras catalogadas tanto por el antiguo sabio Lao Tse como por nosotros.

Entonces, ¿cómo diferenciar el Tai Chi del acto sexual, de Lao Tse, del enfoque de sexo “caliente”. Bueno, ya sabemos que el enfoque de Lao Tse no estaba orientado hacia la procreación ("semillas y huevos"). Él también ofrece otras pistas:

El enfoque de una persona a la sexualidad es señal de su nivel de evolución. Las personas no evolucionadas practican el acto sexual común. Colocando todo el énfasis en los órganos sexuales, se olvidan de otros órganos y sistemas del cuerpo. Cualquier energía física que se acumule es rápidamente descargada, y las energías sutiles son igualmente disipadas y desordenadas.

Antes de continuar con sus ideas, quiero señalar que, una vez más, la neurociencia moderna está demostrando exactamente cómo el sexo convencional lleva a las energías sutiles a ser "disipadas y desordenadas". Intensa, la pasión alza los niveles de dopamina (el imperioso neuroquímico detrás de todas las adicciones). Esto nos estimula a entrar en conductas impulsivas de reproducción.

Por desgracia, esto también sobre-estimula los circuitos de placer/recompensa del cerebro primitivo. Por ejemplo, ratas que estaban conectados de manera que podían empujar una palanca en sus jaulas para estimular el circuito de placer/recompensa, empujaron la palanca sin parar... hasta que ésta se cayó. No se detuvieron para comer, para investigar compañeros sexualmente receptivos... o alimentar a los pequeños.

Los altos niveles de dopamina también se asocian con la esquizofrenia, los fetiches sexuales, y todas las adicciones. Así que ya ves por qué tu cuerpo rápidamente disminuye los niveles de dopamina. Por desgracia, este ‘cierre’ protector es intranquilizante, dando lugar a una serie de síntomas desagradables. Mientras actúa su efecto, la gente puede sentirse irritable, necesitada, anti-social, sobre-reactiva emocionalmente, o experimentar extrema ansiedad. Lao Tse se dio cuenta de esto más de dos mil años atrás. Como él dijo, la relación sexual normal es un gran salto atrás.

Entonces, ¿qué recomienda este sabio experto en su lugar?

Mientras el acto sexual común está lleno de esfuerzo, el cultivo angélico dual es tranquilo, relajado, calmado y natural. Mientras en las relaciones ordinarias se unen los órganos sexuales con los órganos sexuales, en el cultivo angélico se une el espíritu con el espíritu, la mente con la mente, y cada célula de un cuerpo con cada célula del cuerpo.

Lao Tse explica que la práctica aleja a las parejas de la separación, hacia la unidad y la trascendencia.

Culminando no en disolución, sino en integración, es una oportunidad para que un hombre y una mujer se transformen y eleven mutuamente en el reino de la felicidad y la plenitud.

Es evidente que Lao Tse cree que en nuestra vida sexual existen muchas cosas en juego.

Los lazos de la pasión y el deseo tejen una red a tu alrededor que te ata... La trampa de la dualidad es tenaz. Amarrado, rígido y atrapado, no se logra experimentar la liberación. A través del cultivo dual [las relaciones sexuales cuidadosas] es posible desentrañar la red, suavizar la rigidez, desmontar la trampa. Disolviendo la energía yin en la fuente de vida universal, atrayendo la energía yang desde la misma fuente, dejas atrás la individualidad y tu vida se convierte en naturaleza pura. Libre de ego, viviendo naturalmente, trabajando con virtud, te llenas de vitalidad inagotable y te libras para siempre del ciclo de muerte y renacimiento.

Por último, señala que la metamorfosis deseada no va a ocurrir sin nuestra enfocada participación.

Entiende esto, por lo menos: la libertad espiritual y la unidad con el Tao no son dones otorgados al azar, sino las recompensas de la conciencia de auto-transformación y auto-evolución.

¿Estás dispuesto a darle una oportunidad?

Referencias:

1.Hua Hu Ching: Unknown Teachings of Lao Tzu, trans. Brian Walker, Harper SanFrancisco (1995), sections 65-70.

Flag of Chile

¿Por qué la luna de miel termina?

¿Fuimos alguna vez seres completos?

¿ES LA SEXUALIDAD UN ASUNTO PRIVADO?

BY Francisco Moreno

Transorgasmic Sex - Part 1

Transorgasmic Sex - Part 1